Camino a Kathmandu. Cronica 23-05-2011

Isa y yo hemos pasado la noche en la tienda comedor, con bastantes más personas y sin pasar frío.

A las 7.00am comienzan a prepararme en la camilla con la que voy a volar hasta Katmandú. Oímos que a mí me evacuarán primero, luego a un japonés muerto y por último a Lolo.

Tramo que baje ciego y el rescate

El día parece propicio para que un helicóptero intente llegar hasta una altura de 6300m. Lo más complicado para que los helicópteros accedan al Valle del Silencio son las corrientes de aire que se forman en el estrechamiento entre el Everest y el Nuptse, que es desde donde comienza a caer la cascada del Khumbu.

Creo que me sacaron un ratito antes de que llegase el helicóptero y me llevaron justo a la zona más llana entre la salida del C2, dirección al C3. Allí, aproximadamente a las 8.00am me introdujeron en el helicóptero que salió rápido valle abajo.

camilla con la que me llevaron al helicoptero

Isa salió a las 9.00am con Madhi, caminando hacía el C.base a buen ritmo, sin detenerse a recoger los campamentos, ya que le comentaron que al día siguiente iban a mandar a un sherpa para que bajase las cosas. Así que cuando llegó al C1, y como hacía bastante calor, se quitó el mono de plumas que dejó en la tienda del C1. De nuevo le aseguraron que al día siguiente se lo bajarían.

Isa llegó al C.base, por lo que me han dicho, bastante entera y de los primeros.

Después fueron llegando el resto de compañeros, a alguno incluso le tuvieron que poner oxígeno y bajarlo en camilla un rato.

Luego tienes que oír que el rescate lo hicieron a Lolo a Isabel García y a mí. Ella, que bajó bastante mejor que muchos otros y de quien llegaron a decir que tenía edema cerebral…Creo que alguno debería recapacitar y pensar a qué tres personas sacaron de la montaña.

Pero sigamos con mi viaje. Yo permanezco todavía con los ojos vendados pensando que ya estoy cerca de Katmandú. Hace ya un rato me han bajado del helicóptero  y he tenido una pequeña conversación con Simone Moro.

C2 hacia el helicoptero

Me da las congratulations por la cumbre, y yo le contesto que él sí que se merece las congratulations por su cumbre del G2 en invierno, que mira cómo salía yo de allí… Poco después se marcharon todos y el silencio se fue haciendo largo.

Al cabo de un buen rato, comienzo a decir toilet toilet y vienen varias personas que me ayudan a ponerme de pie y me llevan al servicio. Después me sientan en un banquito y me ofrecen un té con chini (azúcar en nepalí) y les digo que sí, gracias.

hacia elhelicoptero

Comenzamos a intentar comunicarnos, les pregunto dónde estoy y me dicen que en Lukla. Noto que hace bastante calor. Me ayudan a quitarme la parte de arriba del mono del que ya no he vuelto a saber nada. Pregunto la hora y me dicen que son las 12.30 am

rescate

¡¡¡Joder!!! si yo tenía que haber llegado a Katmandú aproximadamente en tres horas. Aquí algo falla, les pregunto que porqué me ha dejado aquí el helicóptero, y me dan dos versiones. Primera versión: que había tenido un fallo en una pieza y que había tenido que aterrizar (sospechosamente el helicóptero no estaba allí parado). Segunda versión: un adinerado quería un helicóptero y dio bastante pasta, así que me sacaron, me dejaron allí solo y casi cuatro horas más tarde volvieron a recogerme.

Después de un rato de conversación y de tomarme el té, llegó un helicóptero a recogerme. Esas personas me ayudaron a montar en el helicóptero y salimos dirección Katmandú. En ese vuelo iban dos personas delante y a mi lado venía otra persona extranjera, a quien no vi pero escuché.

Llegamos a Katmandú. Hacía muchísimo calor. Allí me estaba esperando una ambulancia que me trasladó al hospital. Esto sí que era Katmandú, con sus ruidos, pitidos y frenazos, y un calor insoportable.

Entre las 15.30h  y  las 16.00h  llegué al hospital, me metieron adentro y  cuando iba por el pasillo, oí hablar en español. Era el Dr. Morandeira que iba hablando con la Dra. Nerín.

Dije: ¡¡¡¡ Jose Ramón!!!!

Yo tenía la cara tan desfigurada que no me habían reconocido. Enseguida  empezaron a hablarme y a ayudarme. Me dijeron que Lolo llevaba ingresado allí desde las 11.30h y que ya no contaban conmigo por ningún lado, así que se iban ya para el hotel.

Gracias Patxamama por haber podido escucharlos y reconocerlos, porque ahora, a partir de este momento, comienza otra aventura.

Me sacan sangre y comienzan a quitarme la ropa de alta montaña para ponerme la del hospital. La Dra. Nerin y Dr. Morandeira empiezan hablar en inglés con los médicos de Nepal.

Yo empiezo a escuchar que “cut“, cortar, que están muy negros y noto como me tocan a la altura del tobillo. ¿Qué está pasando aquí?  me pregunto.

El Dr. Morandeira se hace responsable de la situación y  asegura que él firma lo que sea pero que a mí solo se me van a dar baños de agua con betadine a 38º, secar bien y echar de nuevo  betadine para quitar posibles infecciones.

El otro que no, que quirófano y cortar, que los pies y las manos estaban muy negros.¡ Qué miedo pasé!

Al final me llevaron a una habitación y empezaron con los baños, también me quitaron el vendaje de los ojos y comenzaron  un tratamiento de gotas y cremas epitelizantes para los ojos. Así comenzaron mis curas en el hospital.

Gracias a los Doctores Nerín y Morandeira, que si no llegan a haber estado allí, ciego como llegué, me hubieran sedado y con mi poco inglés ahora estaría, seguramente, en silla de ruedas o poco le hubiera faltado, y las manos… parecido.

Yo veía todavía muy nublado pero ya empezaba a ver algo. Por la noche me vinieron a ver Guille, Natxo y Sergio, los cámaras colaboradores del documental de “Un hospital entre la tierra y el cielo”. Les dije que necesitaba comer, que llevaba tres días sin probar bocado. Me dijeron que había que pedirlo fuera, ahí al lado, llamabas y te lo traían. Llama Guille y le pido de la lista que me va leyendo, un par de sándwich de pechuga, ¡¡¡por fin voy a comer!!! Me traen los sándwich y me invita Guille, ya que yo no tengo ni una rupia. Primer mordisco, hostia cómo pica ésto, uf, y yo con los labios quemados, tres mordiscos y ya fue imposible comer más.

Me quedo solo en la habitación, agotado, y aun así me paso toda la noche sin dormir, pensando, mirándome como puedo los pies. Qué cojones ha pasado esta vez, yo no he pasado frío y están negros hasta medio empeine. Las manos, parecidas: negras hasta los nudillos.

Recibo dos llamadas a la habitación: una la de Ima, que me explica que ya lo sabe toda la familia y me dice que Isa está bien pero que tiene varios dedos congelados y va a ser evacuada mañana y que la traen a este hospital. Luego llama Kepa. Oír su voz me rompió. Me contó todo lo que se había tenido que mover un montón de gente, personas a quienes agradezco de todo corazón su ayuda.

Más tarde y algo más relajado por las conversaciones, pude descansar un poco más tranquilo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Inicio. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Camino a Kathmandu. Cronica 23-05-2011

  1. GORKA H. y familia dijo:

    Bueno,bueno,bueno…,no salías de una cuando entrabas en otra.
    Ha tenido que ser horroroso, encima sin Isa a tu lado y sin vuestro apoyo mutuo.
    Hace unos días dejé escrito en vuestro blog (en la sección “perfil de Isa”) un artículo relacionado con el vuelo de los gansos que leí por curiosidad en internet; creo que si lo leéis os gustará (al menos eso espero).
    MUCHOS ÁNIMOS, A TIRAR HACIA ADELANTE Y UN FUERTE ABRAZO A LOS DOS.
    GORKA OS MANDA UN BESO MUY GORDO Y DICE ” QUE OS PONGÁIS BUENOS “.

  2. Aitor dijo:

    Un abrazo muy fuerte para los dos y muchísimo animo.

  3. En este relato, como en la vida, hay gente irresponsable, gente interesada y también gente solidaria.. que reaccionan de forma muy distinta con una persona en problemas.
    Las situaciones que has vivido, Rober, dan escalofríos.
    Hay que tener mucho coraje y muchas ganas de luchar para superarlas.
    ánimo y un abrazo

  4. Gene dijo:

    Animo pareja y fuerza para superar los daños.
    No os conozco de nada pero me da mucha pena lo que os a pasado. Me veo identificado con vosotros, trabajadores que ahorran su dinero y ponen sus vacaciones para poder disfrutar de la montaña en otros continentes.
    Realmente pienso que no hicisteis nada mal, sino que fué todo producto de daños colaterales, por culpa de esa ceguera que surgio de imprevisto y te anulo. Lo siento, lo siento de verdad.
    En cuanto al sherpa que te “ayudo” a bajar al C2, eso no tiene palabras. Esa persona mezclo el ayudar con el maltrato y la humillación, eso no está bien.
    Me gustaría que analizaseis cuales pudieron ser las causas de esa ceguera repentina, para ver si así en un futuro se podría ayudar a alguien y evitar que eso vuelva a suceder. Yo pensaba que con el simple hecho de mantener en todo momento las gafas puesta era suficiente protección, pero parece ser que no.

    Por otro lado con el tema de las congelaciones, me llama la atención y a la vez me atormenta pensar que se le estén congelando a uno los pies y no sea uno consciente de ello. En un foro leí que mucha culpa de las congelaciones en los pies son debidas a las plantillas electricas, ya que mientras tienes bateria los pies van calientes e incluso sudan, pero despues si se gastan las baterias estas plantillas se convierten en un arma de doble filo ya que el sudor de tus pies se congela y provoca daños. ¿Que opinas de ello?.

    Saludos y ánimos desde Vitoria

  5. ceip altices dijo:

    ¡¡¡¡¡Animo y besos para los dos ¡¡¡¡

  6. june villasana 1ºB E.S.O dijo:

    BUENASSSSS que es de isabel y rober??? hacia mucho que no miraba la pagina ^^ queria saber como estan :)))) jeje no se nada de isabel desde que terminamos primaria xD espero que esten mejorrr buenoo un besooo :)))))!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s